Este año, y debido a la ola de calor – con temperaturas por encima de los 40 grados centígrados – que se ha venido soportando estos últimos días y que han sufrido la casi totalidad de las zonas productoras de conejo de nuestro país, se va a producir una brusca disminución de la producción cunícola desde ahora hasta final de año.Todos los ciclos productivos de este animal se van a ver afectados, con lo que la disminución de la producción podrá llegar al 40%.

La cunicultura, como actividad pecuaria, ha experimentado en los últimos años una importante evolución y ha alcanzado una considerable relevancia y un creciente interés.

No en vano, la carne de conejo representa el quinto tipo de carne más consumido tras el porcino, aves, vacuno y ovino-caprino.