La clave y el secreto de cualquier steakhouse es, sin duda, la selección de una excelente materia prima, el adecuado tiempo de maduración de las carnes, un corte preciso y el respeto a los puntos de cocción. Si a todo esto añadimos salsas y condimentos, guarniciones de temporada, una excelsa carta de vinos canarios y foráneos, todo ello con unas vistas insuperables a los secretos del Atlántico estamos, claramente, hablando de Brunelli’s en el Puerto de la Cruz.

El proceso de maduración de 28 días – en cámaras a temperatura y humedad controladas – permite la curación progresiva del género y le confiere una textura incomparable, que se potencia con el corte adecuado a la pieza para obtener el gusto buscado. El horno grill Southbend, único en Canarias, se calienta durante el proceso de cocinado a más de 800º, lo que genera que el poro de la carne se cierre de inmediato y se obtenga ternura y jugosidad, conservando todo el sabor que merecen los verdaderos amantes de las buenas carnes.