Nuevas generaciones canarias están perdiendo el conocimiento de cómo preparar un buen potaje y de cómo alimentarse de forma equilibrada

Hoy lunes, 28 de mayo, se celebra el Día Nacional de la Nutrición, un evento anual promovido por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). Durante esta jornada, se desarrollarán a nivel nacional múltiples actividades con el objetivo de promocionar buenos hábitos alimentarios y un estilo de vida saludable.

Según Marta Ausiró, responsable de la Unidad de Nutrición y Dietética del Hospital La Paloma en Las Palmas de Gran Canaria, “ha habido cambios nutricionales muy rápidos en nuestro país y esto ha llevado a las nuevas generaciones a no saber comer de forma equilibrada”.

La Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) celebrarán el próximo lunes, 28 de mayo, el Día Nacional de la Nutrición, una iniciativa organizada en colaboración con las instituciones sanitarias con el fin de promocionar buenos hábitos alimentarios y un estilo de vida saludable. Este año se celebra bajo el lema Legumbres: tu opción saludable todo el año” para centrar la atención en la importancia del consumo de legumbres.

Importante descenso del consumo de legumbres

La responsable de la Unidad de Nutrición y Dietética del Hospital La Paloma de Las Palmas de Gran Canaria, Marta Ausiró explicó que “Las legumbres como el garbanzo, la lenteja o el guisante son reconocidas como fuentes de proteínas, almidón, fibra, vitaminas y minerales. Además, algunos de sus componentes bioactivos ejercen propiedades preventivas en enfermedades como el cáncer de colon, la diabetes tipo-2, la hipertensión, la obesidad o las enfermedades inflamatorias”.

La especialista lamentó que a pesar de que las legumbres sean un alimento “muy saludable y económico, la gente cada vez lo consuma menos”. Según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se deben comer entre 2 y 4 raciones de legumbres a la semana. Sin embargo, actualmente solo se come este tipo de alimentos uno vez a la semana. Desde 1960 ha caído el consumo de legumbres en un 50% en España, debido a un aumento de carnes rojas y alimentos procesados en la dieta.

Ha habido cambios nutricionales muy rápidos en nuestro país y esto ha llevado a las nuevas generaciones a no saber comer de forma equilibrada, algo que se ve a diario en la consulta”, explicó Marta Ausiró. “Las legumbres pasaron de moda al ser rechazadas por las nuevas generaciones, perdiéndose el conocimiento de cocinarlas por ejemplo en un buen potaje, algo que es muy nutritivo”.

La nutricionista elogió las propiedades de los potajes canarios siempre y cuando no se le añadan en exceso demasiadas proteínas de origen animal como por ejemplo el chorizo.

¿Por qué dan gases las legumbres?

Los gases que producen las legumbres no se deben generalmente a una intolerancia alimentaria o alergia a los mismos sino que este alimento tiene oligosacáridos, es decir, unos hidratos de carbono o almidón que no se metabolizan en el estómago ni en el intestino delgado porque el organismo no tiene la enzima que los descompone (la alfa-galactosidasa) y no se digieren.

Entonces, estos hidratos pasan al intestino grueso donde realizan un proceso de fermentación que es lo que produce los gases. Este proceso es similar a lo que sucede en las personas que son intolerantes a la lactosa.

Las lentejas y los guisantes son los que menos gases producen. Sin embargo, el modo en que se preparen se podrá reducir la flatulencia. Según Marta Ausiró algunos de estos trucos para que reducir las posibles flatulencias podrían ser: la doble cocción (llevar dos veces a ebullición las legumbres), triturarlas en  puré o buscar variedades que nos sienten mejor como por ejemplo la lenteja roja (que al tener menos piel, se digiere mejor).