El jamón ibérico y el vino tinto siempre han sido como hermanos. El maridaje entre ambos es uno de los más populares, aunque hay otras opciones fantásticas que van más allá de lo típico.

El maridaje entre el jamón ibérico de bellota y la cerveza está de moda. ¿Y por qué?, básicamente  porque los ácidos de la cerveza combinan muy bien en el paladar con el jamón y además, los sabores consiguen bailar pero conservando su independencia.

Además, el verano hace de las suyas y con el calor, la cerveza apetece mucho más que otro tipo de bebidas…

Normalmente, los tipos de cerveza que mejor funcionan con el jamón ibérico (sobre todo si es de bellota) son las cervezas tipo lager. Se trata de un matrimonio verdaderamente armonioso.

Las cervezas armonizan con aquellos sabores que dominan en el paladar, como por ejemplo el picante, amargos o los ácidos como los de la cerveza. De esta forma, el sabor de la carne del jamón loncheado finamente (salado y dulzón, seco y graso … en definitiva delicioso) resulta ideal combinado con  sabores como el de la cerveza. La frescura de la cerveza se pelea con la dulzura del jamón ibérico, pero se encuentran a medio camino para crear una combinación perfecta.

Al final, bien es cierto que lo que predomina siempre en cuestión de maridajes es el gusto personal.

Por eso, debemos descubrir nosotros cual es la mejor combinación o cuál nos atrae más en cada momento. Desde luego, con el jamón ibérico es muy complicado fallar.

Jesús Hernández Arteaga

Jesús Hernández Arteaga

Técnico Superior en Restauración

Profesor de Servicios de Restauración en el IES Jandía, Fuerteventura. Profesor  Técnico de Formación Profesional, Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.