Al igual que la cocina, el mundo de los cocteles es fascinante, debido a la constante reinvención necesaria para satisfacer a los comensales informados que buscan lo último en combinaciones y tragos exóticos. Ahora, no todos somos fans de los tragos súper elaborados y con ingredientes extraños. Algunas personas prefieren quedarse en el lado clásico de este arte. Eso no tiene nada malo. Al contrario, los tragos clásicos, como el Manhattan, usualmente son parte de la oferta base de cualquier barra respetable, pero eso sí, hay que saber confeccionarlos.

La invención del coctel Manhattan data del siglo 19, y su nombre proviene del bar de origen, The Manhattan Club, en la ciudad de Nueva York.

Simple pero ingenioso, el trago fue concebido por un doctor, Ian Marshall, quien según la historia, se lo inventó para un banquete en el que participaba la madre del famosísimo primer ministro británico, Winston Churchill. Según un artículo publicado en el blog Manhattan Drink, como el trago no fue nombrado ese día en el banquete, el club decidió bautizarlo.

Como mucha de la comida que disfrutamos hoy, con el tiempo, el Manhattan ha sido reinventado por diversos profesionales, e inclusive algunas versiones sustituyen los ingredientes originales. Otros alteran la manera de prepararlo para que quede más espumoso. Aunque el trago original se preparaba con el whiskey tipo rhye, ahora es muy probable que tu bartender favorito lo haga con bourbon o con whiskey canadiense.

Algunas de las diferentes versiones de este clásico son el Dry Manhattan, hecho con vermut seco en vez de dulce; el Manhattan perfecto, con partes iguales de vermut dulce y vermut seco, y la nueva variante Tijuana Manhattan, hecho con tequila añejo.

Tradicionalmente, se sirve en un vaso “low ball”, utilizado para beber whiskey y otros licores en las rocas. A continuación te damos la receta para impresiones con un Manhattan tradicional.

Ingredientes

2 onzas de whisky rhye

1 onza de vermut dulce

Un poco de Angostura “bitters”

1 cereza maraschino para decoración

Preparación

Prepare una coctelera con cubos de hielo para enfriar. Luego, vierta las dos onzas de whiskey en la coctelera y la onza de vermut dulce. Mezcle bien los ingredientes removiéndolos. En una copa de Martini helada vierta una porción generosa del Angostura agrio y muévalo para que haga una capa en la copa. Cuele el contenido de la coctelera en la copa y adorne con la cereza maraschino.

Y en tres minutos obtienes el resultado: un Manhattan esplendido.

¿Cómo te quedó?

Jesús Hernández Arteaga

Jesús Hernández Arteaga

Técnico Superior en Restauración

Profesor de Servicios de Restauración en el IES Jandía, Fuerteventura. Profesor  Técnico de Formación Profesional, Consejería de Educación del Gobierno de Canarias.