Un reconocimiento que distingue a aquella persona o Entidad que mejor labor realice en el mundo del vino y su relación con la cultura.

La Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino, AEPEV, incluye por algo en su imagen el lema Vino Es Cultura, que pretende resaltar el papel que, a lo largo de la historia, ha supuesto el vino en el mundo de la cultura.

También advierte que que no se debe de confundir la palabra “Cultura” con otros significados, como moda, tendencia o costumbre, que en muchas ocasiones se utilizan con fines lejanos a la realidad cultural.

Lo que no es cuestionable es que vino es cultura, y como tal la AEPEV lo plantea en este premio Tácito, que en  esta su primera edición ha recibido 19 candidaturas por parte de los asociados.

Tres candidaturas

Fundación Dinastía Vivanco. Una familia en trabajo constante por difundir el vino a través de la cultura.

Heredad de Urueña. Por su trabajo de recopilación “El Vino en las Tres Culturas

Martín Codax. Por sus Patrocinios y Mecenazgos con la música popular.

La candidatura ganadora será elegida por un Jurado integrado por personalidades en el mundo de la Cultura. El Premio será entregado, el próximo día 28 de Abril, en Moriles, en el transcurso de la Gala de Entrega de Premios de la AEPEV, a los “Mejores Vinos y Espirituosos de España“.

Respecto al Premio Tácito

Todos los asociados AEPEV proponen Proyectos, Instituciones o Personas relacionados con la Cultura y con el Vino. esas serán las candidaturas que el Comité de Cultura de la Asociación estudia y analiza para seleccionar las más destacadas. Las candidaturas finalistas, tras ser aprobadas por la Comisión Ejecutiva de la AEPEV, son trasladadas al Jurado que, tras las deliberaciones necesarias, elige la ganadora.

Respecto a la AEPEV

La Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino, es la Asociación profesional de comunicadores del vino más importante. Integra a más de 120 periodistas y escritores. Considerándose de alto valor su nivel de influencia en la opinión del consumidor.

La defensa de su propio código ético y de autorregulación de la comunicación del vino, trabaja intensamente en que se llamen las cosas por su nombre en el sector y, sobre todo, en poner en conocimiento de un amplio sector de la Sociedad, todas las ventajas y atributos positivos que se desprenden de la afición a la enología y al disfrute del vino.