Aunque no lo parezca, suene algo extraño, y la inmensa mayoría de los ciudadanos de este pais no sea consciente de ello, hemos entrado ya en la temporada de verano, temporada de verano aeronáutico claro. Desde el 26 de marzo al 28 de octubre es lo que AENA denomina temporada de verano. A primera vista y según informa la empresa, en España se han programado unos 204 millones de asientos para ese periodo, lo que supone un incremento del 8,7% con respecto al año anterior. De los cuales 58 millones son en el mercado doméstico y 146 millones en el internacional (Europa 131 millones, África 2,8 millones, Latinoamérica 6 millones, Norteamérica 2,6 millones y Asia 800 mil.). De este dato se puede deducir que en general, nuestro país sigue estando de moda y se puede prevé para este año un nuevo record de llegada de visitantes.

Centrándonos en Canarias, el dato sigue la misma tendencia de crecimiento con una previsión de unos 30 millones de asientos para la temporada de referencia, lo que supone un incremento de casi el 6%. Cabe resaltar el incremento de rutas hacia las islas en 79 para hacer un total de 724 rutas. Ante estos datos solo cabe realizar una valoración más que positiva. Es verdad que aquí se incluye todos los vuelos, los interinsulares, con Peninsula, con Europa y alguno que también tenemos con Africa. En cualquier caso, podemos seguir siendo optimistas.

No tendremos aun vuelos directos con Estados Unidos, y no creo que medio/largo plazo los tengamos con Asia, pero desde luego si tenemos buenas noticias para nuestros principales mercados turísticos. Se implantan más vuelos y nuevas conexiones desde Manchester, Londres, Dusseldorf o Frankfurt, por ejemplo.

Deberemos esperar un poco a conocer el desglose en detalle por países, pero a la vista de estos datos creo poder afirmar que se prevén incrementos en prácticamente todos nuestros mercados turísticos, desde luego en Reino Unido y Alemania, y en mayor o menor medida en el resto de los países emisores.

Es curioso el incremento en el Reino Unido, con “Brexit” anunciado y empezado el largo trámite de la desconexión seguimos siendo un destino preferencial. La devaluación de la libra parece que aún no se hace notar. En principio, y salvo que cambien muchos los factores, no creo que el turismo se vea resentido por la marcha del Reino Unido. No estaban en el euro y tampoco dentro del espacio Schengen. Si creo que seremos sensibles a la fluctuación de la libra frente al euro, como ya lo hemos sido en el pasado, con libra fuerte más turismo británico y descenso cuando no lo era.

En cuanto a nuestros competidores, Egipto parece que vuelve con fuerza con el apoyo de los operadores turísticos deseosos de recuperar un destino altamente rentable para ellos y que ha permanecido prácticamente fuera desde hace varios años como consecuencia de lo que se denominó Primavera Árabe, lo mismo que le ocurrió a Túnez. El caso de Turquía, en mi opinión es diferente, si bien tiene algo del efecto anterior, la actual situación y el enfrentamiento político con muchos de los países de la UE hace que no parezca, a priori, un destino “friendly” en estos momentos para los europeos deseosos de disfrutar de unas tranquilas y reparadoras vacaciones.

Veremos en que quedan estos buenos datos a medida que vayamos avanzando y cubriendo etapas. Como dice la propia AENA “la programación de asientos para la temporada de verano 2017 puede estar sujeta a cambios por parte de las aerolíneas”. Seguimos con el vaso medio lleno, ¡qué no pare!

Ricardo Fernández de La Puente

Ricardo Fernández de La Puente

Consejero Corporativo en Gowaii Corp.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, cuenta con una amplia experiencia en el sector turístico tanto en el ámbito privado como en la gestión pública desde el Gobierno de Canarias donde ha sido hasta la pasada Legislatura Viceconsejero de Turismo. Ha estado ligado en la última década a cargos institucionales empresariales como la CEOE- Tenerife, la Confederación Española de Hoteles y Establecimientos Turísticos CEHAT o el Consejo Económico y Social de Canarias.