Los precios de alimentación en España están seis puntos por debajo de la media de la Unión Europea de los 28, según datos de Eurostat. Es más, comparado con un país similar en cuanto a renta per cápita y gran productor de alimentos, como es Italia, la diferencia es de 19 puntos por debajo.

La razón por la que la distribución en España es capaz de ofrecer estos precios es su eficiencia, y se facilita por el equilibrio entre formatos que da una gran capacidad de elección al consumidor y asegura la diversidad del surtido. En definitiva, somos capaces de poner a disposición de los consumidores una gran oferta en cuanto a variedad, calidad, sostenibilidad y seguridad alimentaria y, además, a unos de los mejores precios de Europa”, explica Ignacio García Magarzo, director general de Asedas, Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados.

El formato de distribución alimentaria que representa el supermercado es el preferido por los españoles por la variedad de surtido, la calidad, la seguridad de los alimentos y el precio.

La cuesta de enero cambia los hábitos de consumo

Durante los meses de enero y febrero, los hábitos de consumo de los españoles vuelven a modificarse en el periodo conocido como la cuesta de enero. Se trata de unos meses en que la demanda de carne se centra en el pollo, el cerdo y el vacuno, en este orden; mientras que vuelve el consumo de pescado tanto fresco como congelado frente al marisco.

Los españoles consumimos 57.920 miles de kilogramos de pollo durante el mes de enero, según el panel de consumo del MAPAMA; 48.913 de cerdo y 23.783 de vacuno. Respecto al pescado, tanto el fresco como el congelado, experimentan alzas en el consumo respecto a diciembre: 42.764 miles de kilogramos en enero según las mismas fuentes y 12.189 miles de kilogramos, respectivamente.

En cuanto a la fruta, las de temporada (naranjas -113.283 miles de kilogramos -, mandarinas -52.829- y manzanas -48.038-) son las reinas de las secciones de frutería; las uvas, por su parte, son las que más sufren con una caída de ventas de más de la mitad –pasan de 11.078 en enero a 5.336 en enero, según las mismas fuentes-.

Respecto a los canales de compra, el supermercado distribuye el 43,1% de la carne fresca de pollo; el 40,1% de la carne fresca de cerdo; y el 31,8% de la carne fresca de vacuno. Sobre el pescado, las enseñas de Asedas ponen a disposición de los consumidores el 36,5% del pescado fresco que se compra en España; y el 13,5% de pescado congelado. En lo referente a la fruta fresca, los supermercados distribuye el 37% de la toda la que se consume.