Cuando escribo esta nueva reflexión sobre el turismo y todo lo que lo rodea, que no es poco, me encuentro volando hacia Madrid.

En esta ocasión con IBERIA, más concretamente con IBERIA EXPRESS. Alrededor mío todo tranquilo. Son las 19.00h del domingo y la mayoría de los viajeros regresan después de unas vacaciones, mientras otros como yo van a comenzar la semana de trabajo. Dos familias rusas regresan a su país justo delante mío, se les ve contentos no sé si por las vacaciones que han tenido o por regresar. Seguramente cojan la conexión a Moscú que sale sobre la medianoche. Por cierto, he tenido suerte, creo que debo ser, junto a mi compañero de fila, un afortunado, el asiento de en medio está vacío. El avión va hasta la bandera.

Esta es como todos los años, más o menos por estas fechas, la semana de FITUR que empieza este miércoles hasta el domingo. Es la decimoséptima vez que asisto, sin contar las veces que fui cuando era estudiante a la caza y captura del poster, bolígrafo y folleto. Esas cosas no cambian y estoy seguro que en estos días veré mucha gente llena de bolsas de costoso material como si estuviéramos en las rebajas. Luego antes de irse harán una “parada técnica” para quedarse solamente con una décima parte de todo lo que les han dado por toda la feria. Algunas cosas no cambian, pero deberían.

Las siempre mentadas “nuevas tecnologías” hacen ya posible que los destinos se ahorren un montón de material (¡y de dinero!) que termina en las papeleras de la feria. Algunos destinos ya optan por ello, desde hace algún tiempo, otros como el caso de Andalucía han anunciado que pretenden hacer en esta edición el cambio del offline al online.

Otro de los tópicos que tiene esta Feria de Turismo de Madrid es la cantidad de gente que va, para nada. Parece que nadie se quiere quedar sin ir a la capital. Una larga lista de políticos que aparecen y desaparecen con la misma rapidez y que no se sabe muy bien lo que están haciendo. Tengo que decir que aquí también se ha avanzado, y mucho, afortunadamente. Distinto son los consejeros de turismo de las comunidades autónomas, algunos concejales de importantes zonas turísticas, o los presidentes y consejeros de turismo de Cabildos Insulares, Consells o Diputaciones Provinciales. Y por supuesto los presidentes autonómicos. Seguramente en esta ocasión se verá alguno más ya que justo el día anterior a la inauguración de FITUR se celebra la Conferencia de Presidentes Autonómicos.

Yo veo bien que estén en las ferias aquellos responsables turísticos que tienen que estar. Sus equipos les han preparado una agenda de contactos y reuniones, unas de cortesía y otras de mayor calado para conocer posibles iniciativas de interés para el destino. Sirve también para hacer benchmarking (o como digo yo siempre en broma copiar finamente) de lo que destinos competidores están ofreciendo y como lo están haciendo.

Yo veo bien, también, que estén los presidentes por varios motivos, pero sobre todo por dos. Es un apoyo y reconocimiento a la labor que realizan los profesionales, los empresarios, los técnicos, y para que tengan también alguna reunión que sirva para el conocimiento de primera mano de lo importante que para este país y para sus comunidades es el turismo. Y ya puestos que se acuerden a la hora de hacer los presupuestos y no sea el turismo el vagón de cola en cuanto a los recursos que se le destinan.

Por cierto, se confirmó días atrás que España recibió la nada despreciable cifra de 75 millones de turistas extranjeros. Un nuevo record.

Pero FITUR es mucho más, si uno ha hecho la tarea previamente. La agenda de reuniones de los profesionales lleva varios meses cuadrándose para aprovechar esos dos días y medio, miércoles a viernes al mediodía, y mantener contactos con proveedores, con posibles clientes, y también para hacer relaciones públicas, que en esta industria el conocimiento de tu cliente o proveedor es muy importante.

FITUR´17 se presenta interesante, muy interesante. Este año se prevé al menos tan bueno como el anterior sino mejor. El verano se augura de los mejores, pero voy a esperar a la próxima semana para dar una opinión, que en cualquier caso someteré a cualquier otra mejor fundada como dice un buen amigo abogado.

El vuelo sigue tranquilo, ya falta menos para llegar. Pocas caras conocidas en este vuelo. Una amiga que va camino de Italia por trabajo. El martes será otra historia…

Volando voy, y volando volveré… si Dios quiere.

Ricardo Fernández de La Puente

Ricardo Fernández de La Puente

Consejero Corporativo en Gowaii Corp.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, cuenta con una amplia experiencia en el sector turístico tanto en el ámbito privado como en la gestión pública desde el Gobierno de Canarias donde ha sido hasta la pasada Legislatura Viceconsejero de Turismo. Ha estado ligado en la última década a cargos institucionales empresariales como la CEOE- Tenerife, la Confederación Española de Hoteles y Establecimientos Turísticos CEHAT o el Consejo Económico y Social de Canarias.