Rafael Puig Lluvina fue un catalán visionario que descubrió e hizo Las Américas en el año 1966, cuando el sur de Tenerife no tenía autopista, ni aeropuerto y ni siquiera existía.

El sur empezaba a dar sus primeros pasos con el Hotel de El Médano, Los Cristianos y luego Tenbel. José Miguel Galván, Presidente del Cabildo, en su primer mandato (1964 – 71), abrió la autopista del sur en 1971 y puso en marcha el Aeropuerto del Sur, que ya en el 64 visitó para impulsarlo Fraga, con el Ministro del Aire General Lacalle y se inauguró en el 78. Cuatro años antes en el 74 murió Rafael Puig, dejando Las Américas en marcha pero sin hacer. Ya se había casado su hijo Santiago Puig en el 72, con Noelia Afonso, Miss España 69 y Europa 70, canaria, en la Catedral de Barcelona.

Pudo Rafael Puig trasladar a su hijo Santiago cómo hacer Las Américas. Nos decía el otro día otro catalán ilustre, Presidente hoy de las Cámaras de Comercio de España y de Freixenet, de visita en Tenerife, José Luis Bonnet, que para hacer empresa se precisa “talento, trabajo y tenacidad”. Provisto de la “visión” de su padre y de estas virtudes burguesas, realmente ha sido el hijo, quien aglutinó los intereses de una época, para hacer desde el 74, 42 años después, lo que hoy es Las Américas. Y no ha sido tarea fácil mantener “la visión” durante tan largo espacio de tiempo, en ámbitos sociopolíticos tan condicionados, para hacer uno de los espacios turísticos de más éxito de España.

Por ello me asombra que alguien con el “seny”, “distancia” que diríamos en canario, diga en medios que sobre su obra se está produciendo un “atentado urbanístico en toda regla”. Andan los tiempos tan revueltos que llegamos al absurdo de ver al Promotor del Plan defendiendo ideas públicas y a la Administración Pública, el Gobierno de canarias a través de Gesplan, que redacta el “Plan de Modernización de Las Américas”, defendiendo intereses privados. Completa su valoración el promotor, señalando estos planes como un salvoconducto para aumentar volumen y altura, incentivar la inseguridad jurídica y realizar maniobras, por citar algunas, como ponerle nueve plantas a las Verónicas que están en dos, o transformar un uso deportivo en comercial con 50.000 m² más de nueva edificabilidad, multiplicando por 100 la existente.

El Plan procede de la “Ley de Renovación“ de la anterior legislatura del 2013, que ante el bloqueo existente en la gestión, se plegó a realizar atajos como éste, con unos cuantos males asociados. Rompe el marco de las competencias propias municipales. Rompe el principio de la preferencia de la iniciativa privada, al igual que el principio de igualdad en la tramitación urbanística. Rompe la igualdad en la aplicación de los estándares y obligaciones urbanísticas. El Plan de Modernización permite densificar, pero reequilibrando estándares urbanísticos, lo que no se hace en Las Américas. Y lo que es peor rompe “la ciudad homogénea y compacta”, que ha estado en la “visión” de hacer Las Américas que ha mantenido el promotor. Aparecen al tresbolillo nueve plantas, con más volumen y cambios de uso. Incrementos destinados también a seguir pagando el insaciable gasto público de las Administraciones Municipales. No señalo aquí los defectos de tramitación y en contenidos del Plan, que hoy lo invalidan para llegar a ser aprobado.

Hugo Luengo

Hugo Luengo

Presidente DOP Islas Canarias y AVIBO

Arquitecto y Urbanista. Presidente y Socio de la Bodega FRONTOS. Presidente de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (AVIBO). Vicepresidente de la DO Vinos de Abona y Presidente de la DOP Vinos Islas Canarias. Secretario del Consorcio de Exportación de Vinos de Canarias (CONVICAN). Miembro del Consejo de la Viña y el Vino de Canarias y de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Comercio de Tenerife.  Articulista del Diario de Avisos desde 2010.