Están Verdes las Islas Menores.

El 26 de Septiembre 2016 se publicó en el Boletín del Parlamento, la Ley de Islas Menores, que modifica, la Ley de “El Hierro, La Gomera y La Palma” vigente desde el 2002 y cuya eficacia ha sido ninguna. Dicen con orgullo nuestros legisladores, que este régimen especial se incorporó a la Ley de Directrices del 2003, a la de Medidas Urgentes del 2009, a la de Renovación Turística del 2013 y a la Ley del Suelo del 2014, todas ellas llamadas a desaparecer con la Nueva Ley del Suelo, a finales del 2016.

Hoy se reconoce que nuestras “Islas menores, verdes, occidentales” mantienen una limitada e incipiente actividad turística, y que en este periodo, la Ley referida no ha tenido efecto alguno sobre el turismo, para poder corregir el déficit de comunicaciones, la situación económica diferencial, el envejecimiento de la población y la emigración de los jóvenes, sobre todo en el segmento mejor formado.

La Ley no ha funcionado, en este periodo no se han realizado en el marco de la Ley más que 120 plazas turísticas en las 3 islas y La Palma en el 2014, perdió casi 1.500 habitantes de población de derecho, lo nunca visto desde la posguerra. Por ello la Ley pretende reforzar este sistema normativo, eliminando rigideces y clarificando competencias, formalidades que como veremos sólo se cumplen parcialmente.

La Ley fue impulsada por el Cabildo de La Palma, en Noviembre de 2015, con una proposición asumida por las tres islas y votada hoy por los 15 parlamentarios verdes. En España solemos confiar las soluciones a las leyes, cuando éstas son necesarias pero no suficientes. Nuestras islas menores precisan de una Estrategia de Desarrollo, con un Plan de Acción dotado y soportado sobre una Ley más eficiente.

El proceso de liberalización – globalización, que nos lleva a un cambio de modelo económico apoyado en el turismo, debe ser corregido por la acción pública en coordinación con la privada, impulsando el desarrollo local. En su tendencia natural, Canarias concentra en las dos Islas Mayores y éstas en sus zonas centrales, el grueso de los recursos, actividades, servicios, formación y capital humano.

Así vemos en Tenerife el problema de los hospitales, el cierre del Anillo Insular, la localización de los centros formativos. Que en Islas Menores se agudiza, al tener escalones de terceras centralidades.La Nueva Ley de Islas, La Palma, Gomera, Hierro, al margen de las mejoras que ofrece, sufre los achaques de nuestro sistema legislativo, alejado de la realidad y sin saber conectar los fines que declara con los instrumentos que provee.

Dos defectos generalizados del legislador canario. No se atiende el “principio de contención”, que es obligado con el Derecho Europeo y por ello en su contra se complican las leyes más de lo necesario. Tampoco hacen los legisladores canarios las “categorías administrativas estancas”, por lo cual no se precisa qué cosa se aplica a cada caso.

Con la Ley de Islas parece que hemos estamos ante dos Parlamentos diferentes, mientras en la Ley de Islas se mantienen los “Proyectos de Actuación Territorial” y las “Calificaciones Territoriales”, éstas desaparecen con la nueva Ley del Suelo, tramitada en paralelo. Sepamos que ha sido éste uno de los grandes obstáculos para la puesta en marcha efectiva de la Ley de Islas Verdes. Problema olvidado en la reciente Ley de Islas y por lo tanto a resolver con las Disposiciones Adicionales de la nueva Ley del Suelo.

Sigo sin entender por qué sólo resuelven las leyes a medias.

Hugo Luengo

Hugo Luengo

Presidente DOP Islas Canarias y AVIBO

Arquitecto y Urbanista. Presidente y Socio de la Bodega FRONTOS. Presidente de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (AVIBO). Vicepresidente de la DO Vinos de Abona y Presidente de la DOP Vinos Islas Canarias. Secretario del Consorcio de Exportación de Vinos de Canarias (CONVICAN). Miembro del Consejo de la Viña y el Vino de Canarias y de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Comercio de Tenerife.  Articulista del Diario de Avisos desde 2010.